Wednesday, March 7, 2012

El Maltrato a la Mujer: Un problema en los hogares de Nicaragua

Muchas mujeres son maltratadas, algunas tienen el valor de denunciar los maltratos, otras se quedan en silencio aguantando por miedo de ser asesinadas...
Manifestación enfrente del Parlamento

Texto y Foto: Sofía Sánchez

La problemática de la mujer ha ido cambiando paulatinamente en Nicaragua. Hay organizaciones de mujeres que trabajan para hacer conciencia en la sociedad y dar apoyo a las mujeres y sus hijos cuando hay maltrato en sus hogares.

La primera organización de mujeres en Nicaragua se organizo con el objetivo de luchar contra la dictadura de la familia Somoza, no específicamente el de organizar a las mujeres para discutir la problemática que las mujeres sufrían en estos años.

Primera organización de Mujeres
La primera organización de mujeres se fundó en los años sesenta con el nombre de Alianza Patriótica de Mujeres Nicaragüenses, y se fundó con el objetivo de movilizar a las mujeres del país en contra de la política del gobierno de turno.
En el año 1977 se funda la organización AMPRONAC (Asociación de Mujeres ante la Problemática Nacional). Esta organización se fundó durante el período insurreccional y se integró al trabajo del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) para derrocar a la dictadura de Anastasio Somoza García.

La organización no tenía muchas miembras, era una organización pequeña que aglutinaban mujeres que pertenecían al Frente Sandinista y mujeres de la clase alta de Nicaragua y que pertenecían a los partidos de oposición. AMPRONAC cambia su nombre en 1979 y se convierte en AMNLAE (Asociación de Mujeres Nicaragüenses Luisa Amanda Espinoza).

La organización apoyó la campaña de alfabetización, las jornadas de salud, trabajos sociales de la revolución y también informaban a las mujeres sobre sus derechos en la sociedad e impulsaba la realización de esos derechos en un contexto de guerra. Es así que comienza la historia de los movimientos de mujeres Nicaragüenses.

El Maltrato hacia la mujer es un problema de todos

Durante los años ochenta y los noventa se crearon muchas organizaciones de mujeres que hoy trabajan para informar a las mujeres sobre la salud, sexualidad, dandoles información sobre sus derechos y también para darles apoyo cuando son maltratadas.

Es importante hacer trabajos de concientización para cambiar la mentalidad en cuanto a la problemática que viven muchas mujeres y niñas en la sociedad no solo en Nicaragua, sino en muchos países del mundo. Todos debemos de estar consciente que hay muchas mujeres que son maltratadas en sus hogares. Algunas mujeres han tenido la valentía de poder decir los que pasa en sus vidas, denunciar los maltratos en sus hogares, pero hay aun muchas mujeres que por miedo no denuncian a sus verdugos y están encerradas en su propio problema de seguir aguantando el maltrato sexual, psicológico que reciben de sus compañeros de vida y que exponen a sus hijos a la violencia familiar.

El maltrato no es solo en sus hogares, algunas veces también se da en centros de trabajos y en la calle. Este maltrato no es solamente físico, sino también el maltrato psicológico: este maltrato psíquico afecta mucho mas, ya que no se puede ver, solamente ellas mismas sienten este maltrato y van sumergidas en su propio problema, el cual las lleva a la depresión y a aguantar por miedo de ser asesinadas por sus compañeros si llegan a denunciarlos antes las organizaciones de mujeres.

Este problema es muy grande en Nicaragua, pero gracias al trabajo de muchas organizaciones, ha ayudado a las mujeres a luchar por sus derechos y lo más importante el de denunciar el maltrato.
Hay muchas mujeres y también hombres que trabajan para enfrentar este problema, para apoyarlas, es un avance cuando las mujeres se atreven a denunciar a los hombres que las maltratan, ya que muchas veces estos hombres las amenazan para no ser denunciados. Es un gran logro que tomen el valor de hacer la denuncia, arriesgando hasta su propia vida.

Apoyo de las Organizaciones de Mujeres
Promotora enfrente del Parlamento 

El apoyo que tienen de las organizaciones de mujeres para enfrentar la lucha ante los tribunales es muy importante, y más importante es cuando hay hombres que se ponen a lado de las mujeres maltratadas para defender sus derechos, de apoyarlas en sus demandas, en muchos casos abogados que se ponen a la orden para llevar sus casos y hombres trabajadores sociales que apoyar este problema que es sensible en la sociedad nicaragüense y también en otros países. .

La sociedad tiene que trabajar y estar consciente que aun la problemática prevalece y que es una responsabilidad de todos de poder enfrentar los problemas y buscarle soluciones. No solo basta de aceptar, hay que actuar y no callar que las mujeres nicaragüenses, latinoamericanas y de otros continentes están sufriendo de abusos sexuales, maltratos y que sus hijos también son parte de este maltrato en sus hogares. 

Hay muchas mujeres que viven solas con sus hijos a causa de la violencia familiar. Estas mujeres son las que tienen que trabajar para el sustento familiar. Muchos niños tienen que ayudar a la familia haciendo trabajos en las calles.
La violencia familiar está presente en todos los sectores, no solo en las familias pobres, pero este se agudiza más en este sector humilde. También el maltrato se da en la clase media, alta, pero muchas veces no lo denuncian por mantener un status social.

El maltrato psicológico es el más latente en algunas familias. El hombre que llega a la casa y exige de su mujer las atenciones que cree son las obligaciones de su mujer, Muchas veces estos hombres son infieles y ven a la mujer de casa como la empleada. La mujer trabaja en casa y también en su centro de trabajo, pero ella no tiene la tranquilidad de poder descansar una vez que llega a su hogar, en su casa está el trabajo diario de cocinar, planchar y atender a sus hijos y el de complacer a sus maridos. 

En la ciudad este problema quizás no es tanto si se compara con el campo. Cuando se habla del campo la mujer es más sumisa y esto hace que ellas aguantan el maltrato en silencio. Es el hombre en la mayoría de los casos que tiene el poder en el hogar.

En el campo nos encontramos con muchas mujeres solas y para ellas su situación es más dura al no tener un medio para mantener a sus hijos, entonces la economía del hogar es más limitado, entonces la mujer muchas veces esta en desventajas.
En Nicaragua hay mujeres que son dueñas de su tierra y trabajan cultivándola, esto ha permitido que muchas de ellas se han levantado contra estos hombres, siendo así un ejemplo para otras mujeres. Hay organizaciones que luchan para darle a la mujer la oportunidad de ser ella la que tenga la legalidad de su tierra para que puedan tener su independencia.

Este maltrato existe cada día, lo importante es denunciarlo y exigir al Estado y a otros sectores de la sociedad, a hacer propuestas y compromisos para enfrentar el problema del maltrato hacia la mujer. Las organizaciones de mujeres han hecho muchas campañas para hacer público el problema de la violencia contra la mujer. En 1993 realizaron las organizaciones de mujeres una campaña nacional la cual le llamaron “Rompiendo el Silencio”. Como respuesta a esto se aprobó la ley 150 del Código Penal de Nicaragua, donde se sanciona los delitos sexuales. En Nicaragua existe también la Comisaría de la Mujer de la Policía Nacional.
Pero no es hasta en 1996, después de una lucha de las organizaciones de mujeres, campañas realizadas en el país que la Asamblea Nacional de Nicaragua aprueba la Ley 230 de Reforma y Adiciones al Código Penal. Esta ley reconoce la violencia intrafamiliar como un delito de orden público, establece medidas de protección, establece el delito de lesiones psicológicas y elimina del código el amancebamiento y el adulterio. También el Ministerio de Salud Pública ha reconocido que la violencia intrafamiliar es un grave problema de salud pública en Nicaragua.

El 26 de enero del 2012, fue aprobada por el Parlamento de Nicaragua la Ley Integral contra la violencia hacia la mujer.
Cita el capítulo I del primer título de la Ley: “La presente Ley tiene por objeto actuar contra la violencia que se ejerce hacia las mujeres, con el propósito de proteger los derechos humanos de las mujeres y garantizarles una vida libre de violencia, que favorezca su desarrollo y bienestar conforme a los principios de igualdad y no discriminación”.
Esta Ley sanciona el maltrato contra las mujeres y tipifica el “feminicidio” como el delito que comete el hombre que dé muerte a una fémina como resultado extremo de la violencia.
La ley viene a ser un triunfo para las mujeres de Nicaragua, que han luchado por muchos años y que han pedido el apoyo del parlamento nicaragüense para ser protegidas por una ley que les proteja sus derechos. La ley cuenta con los aportes de las Comisiones de Mujeres de la Vía Campesina en Nicaragua y de otras organizaciones de mujeres contra la Violencia hacia las mujeres.
El maltrato contra la mujer es un problema de salud pública. A esto se le puede agregar también los motivos como puede ser; el bajo nivel cultural, quizás algunos de estos hombres vienen de familia donde han crecido y vivido con maltrato, vieron la violencia durante su niñez, la misma pobreza, el alcoholismo, la educación también son factores que influyen en el problema del maltrato, no se puede dejar a un lado el maltrato que existe en otros sectores sociales que muchas veces no lo denuncian por verlo como una vergüenza social.
En Nicaragua ha habido una lucha y hay apoyo de organizaciones de mujeres y también de parte del gobierno de apoyar a las mujeres en cuanto a la salud, darles atención psicológica y también apoyo legal a las mujeres maltratadas. El maltrato siempre causa traumas no solo a la mujer sino también a sus hijos. Es un avance en una sociedad como Nicaragua, que la problemática del maltrato es un tema de las organizaciones y hay una lucha por defender a los niños @s y mujeres maltratadas.
Esto ha tomado muchos años de lucha para las redes de mujeres que se han levantado para protestar por el maltrato familiar, pero aún hay mucho camino que recorrer para vencer y también el de luchar para que las mujeres tengan un empleo, ya que la pobreza es un problema muy serio y crea más violencia en la sociedad.
La lucha de las organizaciones es también de concientización dirigida a todos los sectores de la sociedad y que vean que realmente el maltrato existe y hay que denunciarlo para poner fin al sufrimiento que muchas mujeres viven cada día. Se debe de trabajar para hacer conciencia de lo que aun todavía es un problema de género y un problema de la sociedad.
Luchemos para que la violencia familiar se termine, hagamos conciencia en nuestros hogares, centros de trabajo y en la sociedad en general. Discutamos este problema para buscar alternativas, no hay que dejar el trabajo solo a las organizaciones de mujeres, no hay que llamar a estas organizaciones feministas porque están alzando sus voces para terminar con el maltrato y la violencia contra las mujeres. Luchemos para que cada día sea un día sin violencia y sin maltrato hacia las mujeres.


Corrección: Byron Javier Picado Molina
Fuente: La Gaceta Oficial del Gobierno de Nicaragua
http://www.eurosur.org/FLACSO/mujeres/nicaragua/orga-1.htm

No comments:

Post a Comment